martes, 8 de octubre de 2013

My Beautiful Mistake- Niley- Cap 19

Viernes. El día de la Fiesta de Citas, tres días después de que Miley sonriera por el nuevo sofá y diez minutos más tarde vertió whisky sobre mis tatuajes. Las chicas se habían ido a hacer lo que las chicas hacen en el día de la Fiesta de Citas, y yo estaba sentado en frente del apartamento, en las escaleras, esperando que Happy hiciera su mierda. Por razones que no podía determinar, mis nervios estaban disparados. Ya había tomado un par de tragos de whisky para tratar de asentar mi culo, pero no sirvió de nada. Miré a mi muñeca, esperando que cualquier sentimiento ominoso que tuviera fuera una falsa alarma. En cuanto empecé a decirle Happy que se diera prisa porque estaba jodidamente frío afuera, él se encorvó e hizo sus asuntos.
— ¡Ya era hora, hombrecito!— dije, recogiéndolo y caminando al interior.
— Acabo de llamar a la florería. Bueno, florerías. El primero no tenía suficiente —dijo Joe.
Sonreí.
— Las chicas van a alucinar. ¿Te aseguraste de que hagan la entrega antes de que ellas lleguen a casa?
— Si.
— ¿Y si vuelven a casa antes de tiempo?
— Van a estar aquí en mucho tiempo.— Asentí con la cabeza.
— Hey— dijo Joe con una media sonrisa. — ¿Estás nervioso por esta noche?
— No—dije, frunciendo el ceño.
— ¡Lo estás, también, tu pollerudo! ¡Estás nervioso por noche de citas!
— No seas un idiota— le dije, retirándome a mi habitación. Mi camisa negra ya se había planchado y esperaba en su percha. No era nada especial, una de las dos camisas con botones que yo poseía. La Fiesta de citas era una primera vez, sí, y yo iba con mi novia por primera vez, pero el nudo en mi estómago era de algo más. Algo en lo que no podía poner mi dedo. Como si algo horrible estuviera al acecho en el futuro inmediato. Al borde, me fui a la cocina y me serví otro trago de whisky. El timbre sonó, y levanté la vista de la barra para ver a Joe correr a través de la sala de estar desde su habitación, una toalla alrededor de su cintura.
— Yo podría haber atendido.
— Sí, pero entonces habrías tenido que dejar de llorar en el Jim Beam—gruñó él, tirando de la puerta. Un pequeño hombre con dos ramos de flores más grandes que él estaba en la puerta.
— Uh, sí... por aquí, amigo—dijo Joe, abriendo más la puerta. Diez minutos más tarde, el apartamento estaba empezando a mirar el camino que me había imaginado. Se me había ocurrido la idea de regalarle flores a Miley antes de la fiesta, pero un ramo no era suficiente. Así como un repartidor se iba, otro llegaba, y luego otro. Una vez que todas las superficies de la vivienda exhibían orgullosas por lo menos dos o tres ostentosos ramos de rosas rojas, rosas, amarillas, y blancas, Joe y yo estuvimos satisfechos. Me di una ducha rápida, me afeité y me deslicé dentro de un par de jeans mientras el motor del Honda zumbaba fuertemente en el estacionamiento. Unos momentos después de que se apagara, Demi empujó la puerta de entrada y, luego, Miley. Su reacción por las flores fue inmediata, y Joe y yo estábamos sonriendo como idiotas mientras ellas gritaban de alegría.
Joe miró alrededor de la sala, parado orgullosamente.
— Íbamos a comprar dos ramos de flores, pero ninguno de los dos pensó que sólo un ramo bastaría.— Miley me echó los brazos al cuello.
— Chicos, ustedes son... son increíbles. Gracias.— Golpeé su culo, dejando que mi mano repose en la suave curva justo por encima de la parte superior su muslo.
— Treinta minutos para la fiesta, Pidge.— Las chicas se vistieron en la habitación de Joe mientras esperábamos. A mi me llevó unos cinco minutos abotonar mi camisa, encontrar un cinturón, y ponerme los calcetines y los zapatos. Las chicas, sin embargo, se tardaron una maldita eternidad. Joe, impaciente, llamó a la puerta. La fiesta había comenzado quince minutos antes.
— Es hora de irse, señoras— dijo Joe. Demi salió con un vestido que parecía una segunda piel, y Joe silbaba, brillando con una sonrisa instantánea.
— ¿Dónde está?—le pregunté.
— Miley está teniendo algunos problemas con su zapato. Saldrá en sólo un segundo —explicó Demi.
— ¡El suspenso me está matando, Pigeon!—Llamé. La puerta chirrió y salió Miley, jugueteando con su vestido corto y blanco. Su cabello puesto a un lado, y a pesar de que sus tetas estaban cuidadosamente escondidas, estaban acentuadas por la tela ajustada. Demi me dio un codazo, y parpadeó.
— Mierda
— ¿Estás listo para ser enloquecido?— preguntó Demi.
— No estoy enloqueciendo, ella se ve increíble.— Miley sonrió con picardía en sus ojos, y luego se volvió lentamente para mostrar la fuerte caída del tejido en la parte posterior.
— Bien, ahora estoy enloqueciendo— le dije, caminando hacia ella y girándola lejos de los ojos de Joe.
— ¿No te gusta?—preguntó.
— Necesitas una chaqueta—corrí al armario y rápidamente coloqué el abrigo de Miley sobre sus hombros.
— Ella no puede usar eso toda la noche, Nick—rió Demi.
— Te ves hermosa, Miley— dijo Joe, tratando de disculparse por mi comportamiento.
— Así es—le dije, desesperado por ser escuchado y entendido sin provocar una pelea. —Te ves increíble... pero no puedes usar eso. Tu falda es... wow, tus piernas son... ¡tu falda es demasiado corta y es sólo la mitad un vestido! ¡Ni siquiera tiene una espalda!
— Esa es la forma en que se hizo, Nick— Miley sonrió. Al menos no estaba enojada.
— ¿Ustedes dos viven para torturarse entre sí?— Joe frunció el ceño.
— ¿No tienes un vestido más largo?—le pregunté. Miley miró hacia abajo.
— En realidad es bastante modesto en el frente. Es sólo la parte de atrás que muestra una gran cantidad de piel.
— Pigeon— le dije, haciendo una mueca—no quiero que te enfades, pero no te puedo llevar a mi casa de la fraternidad luciendo así. Me meteré en una pelea en los primeros cinco minutos. Ella se inclinó y besó mis labios.
— Tengo fe en ti.
— Esta noche va a apestar— me quejé.
— Esta noche va a ser fantástica— dijo Demi, ofendida.
— Sólo piensa en lo fácil que será para sacarlo mas tarde—dijo Miley  Ella se puso sobre las puntas de sus pies para besar mi cuello. Me quedé mirando al techo, tratando de no dejar que sus labios, pegajosos de su brillo de labios, debilitaran mi caso.
— Ese es el problema. Todos los otros chicos van a estar pensando lo mismo.
—Pero tú eres el único que llegará a comprobarlo—ella canturreó. Cuando no respondí, ella se echó hacia atrás para mírame a los ojos.
— ¿De verdad quieres que me cambie?— Examiné su cara, y cualquier otra parte de ella, y luego exhalé.
— No importa lo que llevas, eres preciosa. Sólo debería acostumbrarme a eso, ahora, ¿verdad? —Miley se encogió de hombros, y yo sacudí la cabeza. —Muy bien, ya estamos atrasados. Vámonos.
Mantuve mis brazos alrededor de Miley mientras caminábamos por el césped de la casa Sigma Tau. Miley estaba temblando, así que caminé rápida y torpemente con ella a cuestas, tratando de sacarla del frío lo más rápido que sus tacones altos permitieran. Al segundo que empujamos las gruesas puertas dobles, yo inmediatamente metí un cigarrillo en mi boca para contribuir a la típica neblina de fiesta de fraternidad. El bajo de los altavoces de abajo resonaban como un latido bajo nuestros pies. Después de que Joe y yo nos ocupáramos de los abrigos de las chicas, encaminé a Miley hacia la cocina, con Joe y Demi justo detrás. Nos quedamos allí, cervezas en mano, escuchando a Jay Gruber y Brad Pierce hablar de mi última pelea. Lexie manoteó la camisa de Brad, claramente aburrida de charla de hombres.
— Amigo, ¿tienes el nombre de tu chica en la muñeca? ¿Qué en el infierno te poseyó para hacer eso? —dijo Brad.
Giré mi mano para revelar el apodo de Miley.
— Estoy loco por ella—le dije, mirando a Miley.
— Apenas la conoces— se burló Lexie.
— Yo la conozco.— En mi visión periférica, vi a Joe tirar de Demi hacia las escaleras, así que tomé la mano de Miley y los seguí. Desafortunadamente, Brad y Lexie hicieron lo mismo. En una línea, bajamos las escaleras hasta el sótano, la música se volvía más fuerte con cada paso. Cuando mis pies tocaron el último escalón, el DJ pasó una canción lenta. Sin dudarlo, metí a Miley en la pista de baile de concreto, alineada de muebles que habían sido corridos a un lado por la fiesta. La cabeza de Miley encajó perfectamente en el hueco de mi cuello.
— Me alegro de nunca haber venido a una de estas cosas antes—le dije al oído—Es correcto que solo te haya traído a ti.— Miley apretó la mejilla contra mi pecho, y sus dedos se presionaron en mis hombros.
— Todo el mundo te está mirando en este vestido— le dije—Supongo que es un poco genial... estar con la chica que todo el mundo quiere.— Miley se echó hacia atrás para hacer un show de rodar sus ojos.
—Ellos no me quieren a mí. Están curiosos de porqué tú me quieres. Y, de todos modos, siento pena por cualquiera que piense que tienen una oportunidad. Estoy desesperada y completamente enamorada de ti.— ¿Cómo podía siquiera preguntarme?
— ¿Sabes por qué te quiero? No sabía que estaba perdido hasta que me encontraste. No sabía lo solo que estaba hasta la primera noche que pase contigo en mi cama. Eres la única cosa que hice bien. Eres lo que yo había estado esperando, Pigeon.— Miley se estiró para tomar mi cara entre sus manos, y yo envolví mis brazos alrededor de ella, levantándola el suelo. Nuestros labios se apretaron suavemente, y mientras ella movía sus labios contra los míos, me aseguré en silencio de comunicar lo mucho que la quería en ese beso, porque nunca podría hacerlo bien con simples palabras. Después de un par de canciones y un hostil pero entretenido momento, entre Lexie y Demi  decidí que era un buen momento para ir arriba.
— Vamos, Pidge. Necesito un cigarrillo.— Miley me siguió por las escaleras. Me aseguré de tomar su abrigo antes de continuar hacia el balcón. Al momento en que salimos fuera, me detuve, al igual que Miley, Liam, y la chica de maquillaje-corrido que él estaba manoseando. El primer movimiento fue hecho por Liam, que sacó la mano de debajo de la falda de la muchacha.
—Miley— dijo, sorprendido y sin aliento.
—Hola, Liam—Miley respondió ahogando una carcajada.
— ¿Cómo, uh... ¿cómo has estado?— Ella sonrió cortésmente.
— He estado muy bien, ¿Y tú?
— Uh—miró a su cita —Miley ella es Amber. Amber... Miley
— Miley ¿Miley?— preguntó. Liam dio un rápido asentimiento incómodo. Amber estrechó la mano de Miley con una mirada de disgusto en su cara, y luego me miró como si se acabara de encontrar con el enemigo.
— Encantada de conocerte... Supongo.
— Amber— advirtió Liam. Me reí una vez y, a continuación, abrir las puertas para que se pasen. Liam tomó la mano de Amber y se refugiaron en la casa.
— Eso fue... incómodo —dijo Miley  sacudiendo la cabeza y cerrando los brazos alrededor de ella. Miró por el borde a las pocas parejas desafiando el viento del invierno.
— Por lo menos, ha seguido adelante de intentar su idiotez para recuperarte—le dije, sonriendo.
— No creo que él estuviera tratando de hacerme volver tanto como tratar de mantenerme lejos de ti.
— Llevó a una chica a casa para mí una vez. Ahora se comporta como si fuera su habita aparecerse y salvar a cada estudiante nueva que me embolsé.— Miley me lanzó una mirada irónica por la esquina de su ojo.
— ¿Te he contado lo mucho que detesto esa palabra?
— Lo siento—le dije, tirando de ella a mi lado. Encendí un cigarrillo y tomé una respiración profunda, girando sobre mi mano. Las delicadas pero gruesa líneas negras de la tinta tejidas juntas para formar Pigeon. —¿Qué tan extraño es que este tatoo no sea sólo mi nuevo favorito, sino que también haga sentir a gusto al saber que está ahí?
—Bastante extraño—dijo Miley  Le lancé una mirada, y ella se rió. —Estoy bromeando. No puedo decir que yo lo entienda, pero es dulce... de alguna manera a lo Nick Jonas.
— Si se siente tan bien tener esto en mi brazo, no puedo imaginar cómo se va a sentir a conseguir ponerte un anillo en el dedo.
— Nick...
— En cuatro, o tal vez cinco años—le dije, encogiéndome internamente por haber llegado tan lejos. Miley respiró.
— Tenemos que reducir la velocidad. Mucho, mucho más.
— No empieces, Pigeon.
— Si seguimos a este ritmo, voy a estar descalza y embarazada antes de graduarme. No estoy lista para mudarme contigo, no estoy lista para un anillo, y yo ciertamente no estoy preparada para sentar cabeza.— Ahuequé suavemente sus hombros.
— Este no es el discurso de " quiero ver a otra gente ", ¿verdad? Porque no voy a compartirte. De ninguna manera.
— No quiero a nadie más—dijo ella, exasperada. Me relajé y liberé sus hombros, volviendo a agarrar la barandilla.
— ¿Qué estás diciendo, entonces?—le pregunté, aterrorizado por su respuesta.
— Estoy diciendo que tenemos que reducir la velocidad. Eso es todo lo que digo.— Asentí satisfecho con la cabeza. Miley me tomó del brazo.
— No te enojes.
— Parece que damos un paso adelante y dos pasos atrás, Pigeon. Cada vez que pienso que estamos en la misma página, tú levantas una pared. No lo entiendo... la mayoría de las chicas acosan a sus novios para ir en serio, para que hablen de sus sentimientos, para dar el siguiente paso...
— ¿Creo que hemos establecido que no soy la mayoría de las chicas?— Dejé caer mi cabeza, frustrado.
—Estoy cansado de adivinar. ¿A dónde crees que llegará esto, Miley?— Ella apretó los labios contra mi camisa.
— Cuando pienso en mi futuro, te veo a ti.— La abracé a mi lado, todos los músculos de mi cuerpo inmediatamente se relajaron con sus palabras. Ambos miramos las nubes moviéndose a través de la noche sin estrellas, en el cielo negro. La risa y el murmullo de las voces cerca provocaron una sonrisa en el rostro de Miley  Vi los mismos asistentes a la fiesta que ella hacia, acurrucarse juntos y correr a la casa desde la calle. Por primera vez en el día, el sentimiento ominoso que se cierne sobre mí comenzó a desvanecerse.
— ¡Miley! ¡Ahí estás! He estado buscándote por todos lados —dijo Demi, apareciendo de repente en la puerta.  Ella levantó su teléfono celular.
— Acabo de hablar por teléfono con mi padre. Billy les llamó anoche.— La nariz de Miley se frunció.
— ¿Billy? ¿Por qué les llamaría?— Demi levantó las cejas.
—Tu madre no dejaba de colgarle.
— ¿Qué es lo que quiere?— Demi apretó los labios.
—Saber dónde estabas.
— Ellos no le dijeron, ¿verdad?— La cara de Demi cayó.
— Él es tu padre, Miley. Papá pensó que tenía derecho a saber.
— Él va a venir aquí—dijo Miley, su voz hinchándose de pánico. — ¡Él va a venir aquí, Demi!
— ¡Lo sé! ¡Lo siento! —dijo Demi, tratando de consolar a su amiga. Miley se apartó de ella y se cubrió la cara con las manos. No estaba seguro de qué demonios estaba pasando, pero toque los hombros de Miley.
— No te hará daño, Pigeon—le dije. —No lo voy a dejar.
— Él encontrará una manera—dijo Demi, viendo Miley con los ojos pesados. —Siempre lo hace.
— Tengo que salir de aquí—Miley tiro de su abrigo mas fuerte, y luego tiré de las asas de las puertas francesas. Ella estaba demasiado alterada para ralentizar el tiempo suficiente para empujar primero antes de apretar las puertas. Mientras las lágrimas caían por sus mejillas, cubrí sus manos con las mías. Después de ayudar a abrir las puertas, Miley me miró. No estaba segura de si tenía las mejillas ruborizadas de vergüenza o por el frío, pero todo lo que quería era hacer que desaparezca. Tomé a Miley bajo el brazo, y juntos nos fuimos a través de la casa, por las escaleras y a través de la multitud hasta la puerta principal. Miley se movió rápidamente, desesperada por llegar a la seguridad del apartamento. Yo sólo tenía escuchado elogios para Billy Ray Cyrus como un jugador de póquer por mi padre. Ver a Miley correr como un niña pequeña asustada me hacia odiar cualquier momento que mi familia desperdicio alabándolo. A medio paso, la mano de Demi salió disparada y agarró el abrigo de Miley.
—Miley—susurró, señalando un pequeño grupo de personas. Estaban apiñados alrededor del viejo y desaliñado hombre, sin afeitar y sucio hasta el punto de que lucia como olía. Estaba apuntando a la casa, sosteniendo una imagen pequeña. Las parejas asentían discutiendo sobre la foto entre ellos. Miley irrumpió hacia el hombre y sacó la foto de sus manos.
— ¿Qué demonios estás haciendo aquí?— Miré la foto en su mano. Ella no debería tener mas de quince, flacucha, con pelo descolorido y los ojos hundidos. Ella debe haber sido miserable. No es de extrañar que ella quisiera alejarse. Las tres parejas que lo rodeaban se alejaron. Miré hacia atrás en sus rostros asombrados, y luego esperé a el hombre respondiera. Era el maldito Billy Ray Cyrus. Lo reconocí por la inconfundible forma aguda de sus ojos en esa cara sucia. Joe y Demi estaban a cada lado de Miley  Yo la agarraba de los hombros por detrás. Billy miró el vestido de Miley y chasqueó la lengua en señal de desaprobación.
— Bueno, bueno, Cookie. Puedes sacar a una chica de Vegas pero…
—Cállate. Cállate, Billy  Sólo da la vuelta —señaló tras él—y vuelve a donde sea de donde hayas venido. No te quiero aquí.
— No puedo, Cookie. Necesito tu ayuda.
— ¿Qué más hay de nuevo?— Demi se burló. Billy entrecerró los ojos a Demi, y luego volvió su atención a su hija.
— Tienes un aspecto horriblemente bonito. Has crecido. No te hubiera reconocido en la calle.— Miley suspiró.
— ¿Qué quieres?— Él levantó las manos y se encogió de hombros.
— Parece que me metí en un aprieto, niña. Tu viejo papá necesita algo de dinero.— Todo el cuerpo de Miley se puso tenso.
— ¿Cuánto?
— Me estaba yendo bien, de verdad. Solo tuve que pedir prestado un poco para salir adelante y… tú sabes.
— Lo sé— le espetó —¿Cuánto necesitas?
— Dos cinco
— Bueno, mierda, Billy  ¿dos mil quinientos? Si te vas como el infierno de aquí...te daré eso ahora mismo—dije, sacando la billetera.
— Lo que quiere decir es veinticinco mil—dijo Miley, su voz fría. Los ojos de Billy rodaron sobre de mí, de mi cara a mis zapatos.
— ¿Quién es este payaso?— Mis cejas se alzaron de mi billetera, y por instinto, me incliné hacia mi presa. Lo único que me detenía era sentir el pequeño cuerpo de Miley entre nosotros, y saber que este pequeño hombre asqueroso era su padre.
— Puedo ver, ahora, por qué un hombre inteligente como usted se ha rebajado a pedirle a su hija adolescente un préstamo.— Antes de que Billy pudiera hablar, Miley sacó su teléfono celular.
— ¿A quién le debe esta vez, Billy?— Billy se rascó el grasiento perlo canoso.
— Bueno, es una historia divertida, Cookie.
— ¿Quién?—gritó Miley.
— Benny.— Miley se inclinó hacia mí.
— ¿Benny? ¿Le debes a Benny? ¿Qué diablos estabas... —ella hizo una pausa.—Yo no tengo esa cantidad de dinero, Billy.—Sonrió.
— Algo me dice que lo haces.
— ¡Bueno, no lo hago! Realmente lo has hecho esta vez, ¿no? ¡Sabía que no pararías hasta hacer que te maten!— Se movió, la sonrisa satisfecha en su rostro había desaparecido.
— ¿Cuánto tienes?
— Once mil. Yo estaba ahorrando para un coche.— Los ojos de Demi se lanzaron en dirección a Miley.
— ¿De dónde sacaste once mil dólares, Miley?
— Las peleas de Nick.— Tiré de sus hombros hasta que ella me miró.
— ¿Has hecho once mil por mis peleas? ¿Cuando apostaste?
— Adam y yo tuvimos un acuerdo—dijo ella, casualmente. Los ojos de Billy fueron repentinamente animados.
— Puedes doblar eso en un fin de semana, Cookie. Podrías conseguirme los veinticinco para el domingo, y Benny no enviara a sus matones por mí.
— Me liquidara, Billy. Tengo que pagar la escuela —dijo Miley, un dejo de tristeza en su voz.
— Oh, puedes conseguirlo de nuevo en poco tiempo—dijo, agitando la mano con desdén.
— ¿Cuándo es la fecha límite?—preguntó Miley.
— Lunes por la mañana. Medianoche— dijo, sin pedir disculpas.
— No tienes por qué darle ni un puto centavo, Pigeon—le dije. Billy agarró la muñeca de Miley.
— ¡Es lo menos que puedes hacer! ¡No estaría en este lío si no fuera por ti!— Demi dio una palmada en la mano y luego lo empujó.
— ¡No te atrevas a empezar con esa mierda otra vez, Billy! ¡Ella no te obligo a pedirle prestado dinero de Benny!— Billy miró a Miley. La luz de odio en sus ojos hizo ninguna conexión con ella mientras su hija desaparecía.
— Si no fuera por ella, yo habría tenido mi propio dinero. Te llevaste todo de mí, Miley. ¡No tengo nada!— Miley ahogó un grito.
—Voy a conseguir el dinero de Benny para el domingo. Pero cuando lo haga, quiero que me dejes en paz. No voy a hacer esto otra vez, Billy. A partir de ahora, estás por tu cuenta, ¿me oyes? ¡Permanece. Lejos!— Él apretó los labios y asintió.
—Haz lo que quieras, Cookie.— Miley se dio la vuelta y se dirigió hacia el coche. Demi suspiró.
— Hagan las maletas, muchachos. Nos vamos a Las Vegas. —ella caminó hacia el Charger y Joe y yo nos quedamos parados, congelados.
— Espera. ¿Qué? —él me miró. —Las Vegas, ¿Las Vegas? ¿En Nevada?
— Eso parece—le dije, metiendo las manos en los bolsillos.
— Vamos a reservar un vuelo a Las Vegas—dijo Joe, todavía tratando de procesar la situación.
— Sí.— Joe caminó hacia la puerta del pasajero para abrirle a Demi y Miley, y luego cerró de golpe, con la cara en blanco.
— Nunca he estado en Las Vegas.— Una sonrisa traviesa subió un lado de su boca.
— Parece que es hora de tu primera vez.

1 comentario:

  1. me encantaro los capis
    tienes que seguirla
    kroirortiopropr
    BESOS

    ResponderEliminar