viernes, 18 de abril de 2014

Teach Me to Love - Niley - Cap 14


La última cosa que Miley dijo fue mi nombre. Parecía como si quisiera decir algo más, pero luego esos estúpidos medicamentos la llevaron directamente a la tierra de los sueños. Al menos parecía tranquila y relajada. Besé sus labios suaves por última vez antes de que se pusiera en marcha. Ahora tengo que sentarme aquí por quién sabe cuánto tiempo, rezando y esperando escuchar el final de su sentencia. Sólo para que pueda verla por última vez, aunque sea para decirme que fuera a patear rocas y la dejara sola. Al menos, si me está diciendo que me pierda, eso significa que lo hizo, que logró atravesar todo y está viva. Pensé en lo frágil que se sentía bajo mi tacto. ¿Es realmente lo suficientemente fuerte como para atravesar una cirugía complicada?
No, Nick. No se puede pensar de esa manera, me dice mi cerebro. Cierro los ojos y me deslizo hacia abajo en la silla, apoyando la cabeza en mis manos y los codos sobre las rodillas. Esto no puede ser real. Estoy teniendo una pesadilla, y cuando me despierte, Miley estará bien. Tal vez me quedé dormido en la playa y todavía estamos en San Diego, en la orilla del agua, el sol caliente que cubre nuestros cuerpos y las olas frías deslizándose por la arena a nuestros pies.
—Me voy a la cafetería. ¿Quieres un café? —Miro hacia arriba, y Dolly me está hablando. Espero no estar soñando con Dolly ahora. Ella sacude mi hombro, y me doy cuenta que estoy sólo mirándola-despierto-no soñando.
—Uh, no, gracias —le digo mientras trato de concentrarme en el aquí y ahora. Se encoge de hombros y toma una respiración profunda.
—Tienes que pensar en positivo, Ryan. Miley va a salir adelante. Sólo sé que lo hará. —Quiero reír y llorar. No he dormido en casi dos días, y creo que estoy empezando a perder contacto con la realidad.
—¿Sabes qué, tienes razón. —Me pongo de pie, y los ojos de Dolly se amplían por mi repentino movimiento—. El café sería bueno también. —Trato de sonreír, pero estoy seguro de que parece una mueca. Saco mi billetera y coloco en su mano el dinero y luego vuelvo a sentarme. Miro mi reloj para ver cuánto tiempo han tenido a Miley allá, parece que hubieran sido horas. Estoy sorprendido de ver que sólo ha sido alrededor de veinte minutos. El Sr. Cyrus está sentado unas cuantas sillas después de mí, con la cabeza inclinada en silenciosa oración.
Me gustaría poder pensar en algo que decirle, a los dos, para hacer esto más fácil. Nada se puede decir para que esto fuera menos difícil para nosotros. Puse mi cabeza en mis manos y dejé que mis ojos se cerraran. No es que sea capaz de dormir, no hasta que sepa que ella esté bien, mis ojos están tan pesados. Puedo tomar algunas respiraciones lentas y profundas y sé que si no estuviera tan preocupado, podría conciliar el sueño en cuestión de minutos. Puedo oír a alguien caminando hacia mí y miro hacia arriba, esperando a Dolly con mi café. Se trata de una enfermera vestida toda de azul del quirófano, y se ve alterada. El Sr. Cyrus y yo saltamos a nuestros pies con sincronización, pensando lo mismo, esto no puede ser una buena noticia. La enfermera mira hacia atrás y adelante entre ambos lados de nosotros luego su mirada recae en mí.
—Nick —dice ella, sonando frustrada. Su cabello castaño está recogido cuidadosamente en un gorro quirúrgico, y una tarjeta de identificación recortada en el dobladillo de la parte superior, que tiene su foto y el nombre impreso en el plástico, Laura.
—Sí —murmuro. Ella mueve su mano en un movimiento para que la siga y da un paso.
—Miley, no vamos a empezar con ella hasta que pueda hablar con usted —dice Laura lo suficientemente fuerte como para que Billy pudiera escuchar—. Ella está agitada y molesta, así que tal vez usted pueda ayudar a calmarla. —Asiento con la cabeza y la seguí hasta puerta con la etiqueta Restringido—. Necesito que vengas aquí primero. —Nos paramos delante de una puerta que conduce a una sala llena de lavaderos de acero inoxidable. Seguí su ejemplo y me lavé todo el brazo hasta los codos por lo que pareció como una hora. De la nada apareció otra enfermera y me seco las manos y los brazos, luego me coloca unos guantes de látex. Cuando están puestos, me desliza una máscara sobre la cara y se va. Estoy de pie sintiendo que estoy en un programa de cámara escondida, sin saber qué hacer.
—Por aquí —dice Laura mientras usa la espalda para abrir otro conjunto de puertas. Por supuesto que la sigo sin saber lo que voy a ver detrás de ellas. No estaba preparado para lo que sucedió después. Estoy de pie en una sala quirúrgica, la sala quirúrgica de Miley para ser exactos. Miley estaba en la cama con correas a través de su cuerpo, y los tubos están saliendo de todas partes. Grandes luces brillantes están en lo alto, y un pitido de supervisión en intervalos compulsivos. Entonces me di cuenta de todos los demás: el doctor de Miley, junto a una bandeja de herramientas brillantes y una decena de otras enfermeras, sin incluir la que había venido a buscarme, y tal vez dos médicos más. Laura me llevó hacia adelante suavemente con su mano enguantada en mi espalda. Los ojos de Miley estaban cerrados y su respiración era constante.
—Aquí está Nick para ti, Miley—dijo Laura lentamente. Sus ojos se abrieron, y buscó en la habitación. Me acerqué para quedar en su campo de visión, en mi opinión, lo que significa agacharme al lado de la mesa de operaciones.
—Nick —susurró Miley y sonrió. Yo no podía dejar de sonreír de nuevo y sentí que las lágrimas quemaban mis ojos—. Me dieron drogas. —Reflexionó ella. Esta afirmación consiguió unas pocas risas de la audiencia, a lo que no hice caso. Quería sacarla en brazos y llevarla lejos de aquí, para protegerla. Le toqué la cabeza con la mano cubierta con el guante y sonrió.
—Miley, tienen que empezar para que puedas estar mejor —le dije en voz baja, tratando de calmarla. Miley rodo los ojos.
—Lo sé… Lo sé —dijo adormilada mientras sus ojos se cerraban de nuevo—. Pero quería… decirte algo… importante… y pensé que tenía… pero… él disparó… entonces me di cuenta que no había  balbuceó. Asentí con la cabeza, fingiendo comprender lo que decía.
—¿Qué es? —le pregunté, deseando que de repente no estuviéramos rodeados de toda esta gente. ¿Y si quería decirme que no me quiere aquí cuando se despierte? Creo que mi corazón necesitaría un médico.
—Iba a hacerlo… decirte que siguiera adelante… si no lo consigo. —Ella me miró fijamente a los ojos—. Vas a ser capaz de encontrar a alguien…
—Miley —dije en voz baja, acercándome más, nuestros rostros separados por centímetros, y le toqué los labios con el dedo enguantado.
—Déjame terminar —balbuceó ella—. Entonces quise decirte… no… Darte las gracias por darme el mejor verano de mi vida. —No pude contener las lágrimas—. Me diste el regalo más grande cuando… cuando me diste tu amor. Así que pensé… hey… tú eres mío… así… No quiero que encuentres a alguien más. —Arrastrando las palabras, sonando casi borracha. La observé con atención y parecía que sabía lo que estaba diciendo. Sus ojos marrones oscuros eran lúcidos, y ella sonrió.
—Está bien —le dije con mi máscara, la que me cubre la cara y metafóricamente frenando mis emocione —. No lo haré.— Miley sonrió.
—Pregúntame de nuevo. —Sacudí mi cabeza, confundido—. Pregúntame, Nick. —Su voz era baja y ronca. Tomé una respiración profunda, tratando de procesar lo que estaba diciendo. Le pregunté si quería que me fuera, pero no me ha despedido. Sólo me dijo que no quería que encontrara a alguien más, pero me había rechazado. Pregúntame de nuevo, había dicho. La miré a los ojos en espera y arqueó una ceja. ¿Era en serio? Qué infiernos, sólo se vive una vez, ¿no? Mal momento para pensarlo.
—Miley Cyrus. —Hablo en voz baja sólo para ella, bloqueando todas las otras personas en la habitación—. Me comprometo a sanar tu corazón todos los días durante el resto de nuestras vidas. —Tomé una respiración profunda—. ¿Quieres casarte conmigo? —Lágrimas corrían desde las piscinas oscuras de los ojos de Miley.
—Sí —susurró ella, y me di cuenta que no había un ojo seco en funcionamiento. —Estaba siendo tan estúpida antes —dijo en voz alta—. Sí, Nick. Me casaré contigo. —Mi corazón bombeó tan fuerte en mi pecho que estaba seguro que iba a explotar. Quería besarla, pero esta estúpida máscara estaba en el camino.
—Sí —repetí de nuevo, seguro—. ¿Quieres casarte conmigo? —Ella trató de asentir con la cabeza, pero tenía una correa a través de ella.
—Quería salvarte de esto, bueno, de mi parte, pero también te quiero mucho, y al igual que mi papá dijo: "la vida es demasiado corta", así que sí —dijo Miley fácilmente. No pude evitarlo, me incliné y la besé a través de mi máscara.
—¿Te vas a casar conmigo? —le pregunté nuevamente, sorprendido. Miley se rió, y sonaba mejor que cualquier sonido que hubiera oído en mi vida—. Es mejor estar segura porque tengo testigos. —Le hice un gesto a la habitación con la mirada.
—Bueno, es mejor estar seguro, porque me van a arreglar y te abrazaré —bromeó. Me incliné lo más cerca que podía llegar a su oreja.
—He estado seguro desde el primer día que te vi —le dije para que sólo lo pudiera oír—. Te amo. —Le toqué la frente. Me levanté de mala gana para irme. La enfermera Laura, que me había traído, me tenía que regresar. Tenía los ojos enrojecidos por la emoción. Antes de irme, di la vuelta a la habitación.
—Esa es mi novia —casi grité con una sonrisa. El personal médico se echó a reír y luego se pusieron a trabajar. La enfermera me hizo frotar hasta los codos de nuevo.
—Esa fue la cosa más romántica que he visto —dijo Laura, sin mirarme—. Y ustedes dos son tan jóvenes —continuó—. Pero aun así seguros de sí mismos.
Ella tiene razón, estoy seguro. Me encontré de nuevo en la sala de espera, pero no recuerdo cómo caminamos de regreso. Miley me había dicho que sí, que se casará conmigo. Dolly estaba de pie con el Sr. Cyrus sosteniendo dos tazas de café. La conversación se detuvo cuando me vieron, miradas de preocupación cubriendo sus rostros. No sé cómo me veía, pero por tan feliz como me sentía, estoy seguro de que me veía aterrorizado.
—Nick —dijo Billy, frenético—. ¿Qué pasó? —Me paré a una la longitud del brazo de él mientras recogía mis pensamientos. Sólo iba a dejarlo salir, pero luego lo pensé mejor. Quiero decir, vamos, lo último que quería era que él me golpeara de nuevo sólo por pura sorpresa. Le miré a la cara y cerré los ojos.
—Ella dijo que sí —hablé con cuidado y lentamente, dejando que el shock de la realidad se hundiera en mi cuerpo. El silencio me hizo abrir los ojos para que pudiera ver su expresión. Sr. Cyrus asintió pensativo con la cabeza y miró hacia Dolly, que asintió con la cabeza, así, como si tuvieran una conversación silenciosa en la que se acordó de algo.
—Entonces ella luchará para sobrevivir —dijo Billy finalmente, agarrando mi hombro con su mano—. Le diste tu corazón, hijo, y ahora luchará por mantenerlo latiendo.— Sus palabras me sacudieron hasta mi centro. Llevaron a cabo tanto significado y verdad. No me había dado cuenta de que Dolly estaba llorando. El Sr. Cyrus, o mi pronto-a-ser suegro, me dio un abrazo de oso. Lo abracé de nuevo, sabiendo que ambos nos entendíamos más de lo que alguna vez podía ser posible. Miley había dicho que sí. Me amaba igual como yo lo amaba a ella. Para siempre.
* * *
Para siempre sería la parte fácil. El ahora es la parte difícil. Esperando saber que el amor de mi vida iba a pasar a través de una de las cirugías más difíciles pero eso es todo lo que puedo hacer, esperar. Así que esperar es lo que haré. Siete horas es mucho tiempo para tratar de no preocuparse. Me dormí un par de horas, no está bien, pero era algo. Cuando me desperté, la sala de espera estaba llena de estudiantes de la preparatoria Chino. Reconocí a muchos de ellos. Los dos que se destacaron fueron Douglas y Mandy. Douglas me estaba dando una mirada de muerte, y Mandy, bueno, parecía que entendía. ¿Miley le habló de nosotros? No importaba ya. Ya no era su maestro. Cerré los ojos y apoyé la cabeza contra la pared, tratando de olvidarme de las docenas de ojos que no dejaba de mirar en mi dirección. No me había dado cuenta que me quedé dormido de nuevo, pero cuando mis ojos se abrieron de golpe, otra hora había pasado.
—Todavía no hay una actualización —dijo una voz a mi lado. Me volví y me sorprendí al encontrar a Mandy junto a mí. Douglas seguía al otro lado de la sala de estar con un pequeño grupo de amigos, algunos llorando y sosteniéndose los unos a los otros para apoyarse.
—Uh, gracias —tartamudeé. Mandy sonrió débilmente, y me sentí un poco incómodo. Ella dejó escapar un suspiro largo y recostó su cabeza más cerca de mí.
—Miley me dijo que la dejaste tan pronto como te enteraste de que serías su maestro. —Afirmó. No sabía cómo debía responderle, pero no tenía que hacerlo porque continuó—. Yo sabía que no era por ti, y luego durante las vacaciones de invierno que se encontraba bien. Era como si ella no supiera cómo ser feliz sin ti, y te dio su alegría otra vez.— Me volví hacia Mandy recto.
—Nunca deje de amarla —susurré. Sonrió y asintió con la cabeza. Nunca había hablado antes con Mandy, ella no era una de mis estudiantes. Era de altura promedio, alrededor de 1,62 cm, y cabello rubio largo hasta los hombros, rizado en las puntas. Tenía ojos verde oscuro, el color de las esmeraldas, y una cara linda, alegre y redonda para compensar la nariz. Mandy tenía una voz calmante llena de razón, sin juicio en ella. Parecía leal y compasiva.
—¿Qué vas a hacer? —Su interrogatorio fue intenso y casi tan doloroso como el ojo negro.
—Bueno, entre nosotros. —Esperé mientras ella volvió a asentir—. Dejé la preparatoria Chino y le pregunté a Miley si quería casarse conmigo.— El rostro bien guardado de Mandy convertido en una máscara de sorpresa. Miró al señor Cyrus.
—¿Lo sabe? —Su voz era baja y casi dura. Casi me reí.
—Por supuesto que sí. —Señalé a mi ojo hinchado—. Billy sabe todo acerca de lo mío con Miley.— Bueno, tanto como un padre debe saber, modifique en mi cabeza. Mandy estaba en silencio en sus pensamientos antes de hablar de nuevo.
—Bueno, ¿y dijo que sí? —preguntó la mejor amiga de Miley finalmente. Sonreí por primera vez en horas.
—¿Quieres oír la historia? —Ella asintió con la cabeza así que procedí a contarle, no sólo la propuesta, todo. La primera vez que vi a Miley en la playa, nuestro primer encuentro y el beso. Le expliqué la confusión en la escuela y la angustia que habíamos tenido desde entonces. Cuando terminé, los ojos de Mandy se llenaron de lágrimas y me abrazó rápidamente.
—Todo es… increíble —dijo, con voz apenas audible, ojos de esmeralda brillantes por las lágrimas—. Simplemente no puedo creer lo que ambos han tenido que pasar.
—Yo tampoco —admití. Nos sentamos en silencio, procesando el peso de la circunstancia de que aún queda por delante. Mandy tomó mi mano y la apretó entre las suyas.
—Miley es la persona más fuerte y valiente que he conocido —me dice, pero no me mira—. No voy a decirle a nadie lo que compartiste conmigo, pero creo que los rumores serán difíciles para Miley, a pesar de que nunca dejaría que le molestara.

1 comentario:

  1. Esta muy emocionante ,, no te demores pliss!!!

    ResponderEliminar